¿Bajón otoñal? Descubre una estación llena de posibilidades

Escrito por Ribera Salud

El próximo jueves entramos en el otoño, una estación que muchos consideran “maldita” porque viene precedida del descanso, la diversión y el buen humor que caracteriza a la época estival. La bajada de ánimo, la dificultad de concentración y la apatía y la irritabilidad acompañan a muchas personas en esta entrada en la nueva estación. Profesionales de nuestro Equipo de Salud Mental te explican en este post cómo darle la vuelta a esa opinión tan negativa sobre una estación que está llena de encanto y oportunidades.

Muchas veces hemos oído la frase “estoy asténico/a”, “tengo bajón post-vacacional”, “estoy como el tiempo”. No es algo que los profesionales de Salud Mental escuchemos en nuestras consultas; más bien se trata de un sentir general que se aprecia en situaciones cotidianas como la cola del súper, la conversación de ascensor con el vecino del sexto o antes de empezar la clase de pilates.

Bien es cierto que en la época otoñal se producen cambios atmosféricos y  en el ciclo estacional que pueden llegar a afectarnos en mayor o menos medida: empieza a hacer menos calor, hay cada vez menos horas de luz, se cambia la hora (“nos roban una hora de luz”, oímos a menudo)… Puede que el cuerpo baje de ritmo en otoño pero esto, lejos de ser perjudicial puede ser, incluso, una oportunidad para replegarse y cargar pilas de cara al invierno.  ¿Cuáles son esas bondades que nos van a permitir mirar al otoño de una forma más cariñosa?

Bondades del otoño

Quizá lo que ocurre en otoño es que paramos demasiado bruscamente y no nos damos la oportunidad de disfrutar de lo que esta estación “maldita” nos puede ofrecer.

Preparar una escapada montañera para disfrutar de los tonos térreos con que nos deleitan en esta época del año las plantas y los árboles, u organizar un fin de semana de relax, aprovechando los precios de la temporada baja, pueden ser soluciones para pasar el “mal trago” del cambio de estación. Junto a ello, es el momento de retomar o iniciar ese hobby o afición que siempre hemos pospuesto porque somos el último/a en la lista de prioridades familiares. Hacer reflexión sobre la ajetreada vida, para dar un espacio personal/familiar mayor (o de mayor calidad) debería ser casi obligado.

El caso es no dejarnos llevar por la apatía con la que etiquetamos al otoño, sobreponernos a la bajada de revoluciones tras las vacaciones estivales y empezar a encontrarle el gusto al, simple y llano, otoño.

Recuerda que en esta época del año “lo único que ha de estar por los suelos son las hojas de los árboles”.




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR