Cuidado con el uso de antihistamínicos

Escrito por Departamento de Salud de La Ribera

El médico observa la mano de un niño con un gran edema y signos inflamatorios (aumento de la temperatura, ampollas y enrojecimiento local). La madre le explica al médico que hace dos días le picó un mosquito y que, desde ayer, tras la administración tópica de una pomada que tenían en casa (en el botiquín familiar) para las picaduras, empeoró considerablemente la lesión de la mano. Éste es un caso de reacción adversa que supone un motivo de consulta frecuente en Atención Primaria o en Urgencias en los meses de verano. Especialistas del Departamento de Salud de La Ribera te explican en este post qué precauciones hay que tener a la hora de utilizar determinados medicamentos, como los antihistamínicos tópicos, que no necesitan receta.

A pesar de que la automedicación es un acto voluntario y frecuente, generalmente la población general suele tener poca información sobre los medicamentos que se pueden comprar sin receta, el consumo exagerado de los mismos y las consecuencias negativas que producen con frecuencia. A modo de ejemplo, cabe recordar que una de las causas más frecuentes de hemorragia digestiva es el consumo de antiinflamatorios, uno de los grupos terapéuticos que más se consumen por automedicación.

En este sentido, uno de los productos más populares y vendidos en los meses de verano es la pomada con antihistamínicos, para el alivio de las picaduras de mosquitos o avispas. Estos medicamentos siempre han gozado de gran aceptación popular y están presentes en los botiquines caseros de muchos hogares.

Son muchas las marcas que podemos encontrar de este tipo de antihistamínico que, al aplicarlo por vía cutánea en la zona inflamada por la picadura, pretende disminuir el tamaño del edema y del picor. Pero, por desgracia, en el curso de este tratamiento puede presentarse un fenómeno no deseado muy desagradable y que puede persistir después, como es la fotosensibilidad. La exposición a los rayos solares de la piel cubierta por un tópico puede favorecer este fenómeno, que produce unas lesiones dolorosas con enrojecimiento, ampollas y una gran irritación de la superficie cutánea. En otras ocasiones estas lesiones pueden aparecer sin la exposición al sol, como un fenómeno puramente alérgico.

No siempre se produce esta reacción, pero el tratamiento de una picadura, tan molesta e incómoda, puede realizarse con otros medicamentos que no producen fotosensibilidad o reacciones alérgicas locales y que son tan eficaces como los antihistamínicos ante el alivio de los síntomas. Un buen ejemplo de ello son los corticoides tópicos de baja potencia. Además, no hay que olvidar que en toda picadura es importante la limpieza de la piel con agua y jabón.

No está justificado exponer la piel a una reacción por efecto solar al intentar aliviar una picadura leve. Ésta desaparecerá en pocos días y, salvo los primeros momentos desagradables, no provoca mayores molestias.

Aprender a conocer y tratar las enfermedades o problemas de salud de aparición frecuente y utilizar los medicamentos que no precisan receta médica, supone un esfuerzo para estar bien informado y poder optimizar sus efectos beneficiosos sin sufrir los efectos deletéreos que pueden complicar la enfermedad de base para la que han sido utilizados. La automedicación responsable es la que se realiza con pleno conocimiento de lo que se está haciendo y asesorado siempre por un profesional sanitario.

Como norma general, recuerda que:

  • Ningún medicamento es inocuo, aunque la administración sea al nivel de la piel.
  • La administración de medicamentos a nivel cutáneo o de las mucosas, de forma excepcional, puede producir reacciones adversas graves.
  • La medicación siempre tiene que realizarse con asesoramiento de un profesional sanitario.
  • Todos los pacientes no son iguales y pueden existir fenómenos de hipersensibilidad en determinados sujetos o producirse interacciones con otros medicamentos que se esté tomando.
  • No se deben almacenar medicamentos en los botiquines familiares, ya que suelen ser causa frecuente de automedicación irresponsable y, en ocasiones, peligrosa.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR