Consejos para recuperarse tras una prótesis de cadera

Escrito por S0p0rt3

Poner o reemplazar una prótesis de cadera es una intervención quirúrgica que impresiona bastante a los ciudadanos en general, y al paciente en particular. Para los traumatólogos y cirujanos ortopédicos, en cambio, es una operación que se realiza entre una y tres horas y que gracias a las técnicas vanguardistas y la cirugía mínimamente invasiva, como la que se realiza en los hospitales del grupo Ribera, suele ser sencilla, y la recuperación, en general, bastante rápida. Un factor clave para que la rehabilitación sea ágil y dinámica es, según nuestros especialistas, estar en forma antes de la operación y haber trabajado de manera especial con ejercicios la musculatura de las piernas, pero también de los brazos, que se someterán a mayor esfuerzo durante las primeras semanas de la rehabilitación. Una dieta sana y el peso adecuado también facilita la movilidad y la recuperación en estos casos. En este post vamos a dar diez consejos básicos para pacientes operados de la cadera.

Pero empecemos por el principio. Tal y como explica el traumatólogo y cirujano ortopédico del Hospital Universitario de Torrevieja, Wieslaw Lachowicz, la operación para poner una prótesis de cadera consiste en “cortar la articulación deformada y sustituirla con un implante metálico”. Los implantes, asegura, “contienen una parte elástica, muy similar a las partes de una cadera original, de forma que el paciente tiene la impresión de que es su propia cadera”. El jefe del Servicio de Traumatología del Hospital Universitario de Vinalopó, Paulino Sánchez, explica por ejemplo que en este centro, gestionado por el grupo Ribera, “realizamos entre otras la técnica DSA, o abordaje directo superior, una opción mínimamente invasiva, con menor daño de partes blandas que permite una recuperación más rápida. El paciente se sienta e incluso camina la misma tarde y el alta al día siguiente es posible en la mayoría de los casos”.

También es verdad, tal y como explica la traumatóloga del Hospital Polusa, Luisa Ibáñez, que los pacientes que más frecuentemente necesitan una prótesis de cadera son aquellos afectados por una artrosis de cadera, a partir de 65-70 años. “Y el aumento de la esperanza de vida hace que nos encontremos pacientes cada vez con más años y  plurimedicados, lo que aumenta el riesgo en esta intervención, como en todas”, asegura.

Pero ¿cuánto tarda un paciente en volver a andar? Depende. El supervisor de Fisioterapia del grupo Ribera en el Hospital Universitario de Torrejón, Enrique Gozalvo, nos explica que el paciente debería empezar a caminar “lo antes posible, entre las primeras 24-48 horas, siempre y cuando el dolor lo permita y las pruebas de imagen indiquen normalidad”. A partir de ahí, según explica la supervisora de Fisioterapia del Hospital Universitario del Vinalopó, Cristina González Cristófol, “los pacientes pueden empezar a caminar de manera progresiva, pasando de estar en la cama a estar sentado, después poniéndose de pie, cargando poco a poco la pierna intervenida”. “Los primeros días el paciente se ayuda con un andador, y progresivamente, y adaptado a cada caso, se va retirando ayudas técnicas, pasando a dos muletas, una muleta y finalmente el paciente camina sin ayudas técnicas”, añade.

El responsable de la Fisioterapia en Torrejón explica, además, que es importante volver a hacer ejercicio, sobre todo para fortalecer los músculos. “El fortalecimiento muscular es un aspecto determinante a la hora de llevar a cabo la recuperación de una prótesis de cadera. Mantener activa la musculatura con el objetivo de evitar atrofias mejorará el proceso de rehabilitación del paciente intervenido”, asegura. En este sentido, Gozalvo recomienda comenzar con un trabajo analítico de extensores y flexores de rodilla y cadera, así como de abductores y aductores. Y a continuación, incrementar la complejidad y la intensidad, con sentadillas, trabajo en escalera y equilibrio sobre un solo pie.

En total, la rehabilitación de un paciente al que se ha puesto una prótesis de cadera dura aproximadamente tres meses, según explica la supervisora de Fisioterapia del Hospital del Vinalopó, aunque “según los casos, puede darse por completada entre los dos y los cuatro meses”.

Además del tipo de intervención y que no surjan complicaciones, un factor clave para una recuperación satisfactoria del paciente, tal y como señalábamos al inicio de este post, es su estado físico previo. Si el paciente está en forma y, además, no tiene sobrepeso, la rehabilitación suele ir bien. Por eso, explica el coordinador de Fisioterapia del grupo Ribera en Torrejón, “son muy recomendables estos mismos ejercicios que hemos explicado para la rehabilitación post-quirúrgica antes de la operación, con el objetivo de iniciar la rehabilitación postoperatoria con el mejor estado muscular posible”. Y añade: “Es determinante no olvidar ejercitar miembros superiores tanto en la etapa preoperatoria como en la postoperatoria, ya que durante las primeras semanas serán sometidos a una gran exigencia a la hora de soportar cargas durante los desplazamientos con andador, muletas y bastones”.

De la misma opinión es la doctora Ibáñez, del Hospital Polusa, que incluso propone que se enseñe a los pacientes, antes de la operación, a levantarse de la cama o de una silla como lo harían tras la operación. “Sería bueno establecer con los servicios de rehabilitación grupos de pacientes que realicen unos ejercicios previos antes de someterse a la cirugía, para que las diferentes musculaturas estén bien tonificadas , que aprendan a levantarse de la cama, de la silla y el uso de muletas y/o andadores, y así una vez realizada la intervención no tendrían miedo a caminar y se facilitaría la recuperación”.

¿Y a partir de ahí? ¿Qué deportes se pueden practicar tras una operación de prótesis de cadera? Nuestro fisioterapeuta asegura que “están desaconsejados los deportes en los que pueda haber riesgo de golpes, ya sea por caídas o por contactos, así como la carrera continua y los saltos, por ser actividades que conllevan microtraumatismos repetitivos”.  Por el contrario, añade, “toda actividad, ya sea de baja o alta intensidad, que esté libre de contacto o golpes y de los mecanismos luxantes descritos anteriormente entrará dentro del grupo de actividades recomendadas, como por ejemplo senderismo, baile, bicicleta, gimnasia, natación, caminar e incluso los deportes de raqueta”.

Por último, nuestro especialista asegura que lo más importante para una rehabilitación satisfactoria y una recuperación total es llevar a cabo, de un modo constante, una recuperación activa, siguiendo las indicaciones de su profesionales sanitario, y evitando en todo momento actividades contraindicadas”.

10 Consejos generales para pacientes operados de la cadera

  1. Evitar la luxación (torcedura) de la prótesis
  2. Fortalecer los músculos de piernas y brazos
  3. Perder peso y comer sano
  4. Evitar las flexiones por encima de 90º
  5. No sentarse en superficies bajas
  6. Sentarse con las piernas separadas y no cruzarlas nunca
  7. No cruzar un pie sobre todo tumbado, ni de pie
  8. No dormir tumbado sobre el lado intervenido
  9. Evitar superficies irregulares y alfombras para prevenir caídas
  10. Caminar con calzado cerrado y con buena sujeción



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *