Cuándo crece el pelo tras un implante capilar

Escrito por S0p0rt3

Aunque nada en el cuerpo humano es una ciencia exacta, los expertos aseguran que, tras un implante capilar, el pelo empieza a crecer en la zona trasplantada a partir del tercer o cuarto mes desde la intervención. Es, seguramente, uno de los momentos más felices para el paciente que ha apostado por un implante capilar para solucionar su problema de alopecia androgénica o para disimular entradas o falta de densidad capilar.

Sin duda, la paciencia y la constancia son actitudes clave para afrontar este tratamiento, puesto que un resultado cercano al definitivo se aprecia un poco antes de que se cumpla un año desde la intervención. Hay que tener en cuenta que el pelo necesita tiempo para crecer. El responsable de la Unidad de implante capilar del grupo sanitario Ribera en los hospitales Ribera Polusa y Ribera Santa Justa, el doctor Carlos Caballero, asegura que “es alrededor del tercer mes cuando en la mayoría de los casos, el cabello comienza a crecer en la zona trasplantada”.

Calendario de un implante capilar

Pero ¿qué calendario tiene que interiorizar un paciente que decide hacerse un implante capilar? El doctor Caballero asegura que los folículos implantados empiezan a estar seguros a partir del segundo o tercer día tras la cirugía “gracias a la fibrina, el pegamento natural del cuerpo”. Hay que recordar que el implante capilar es el procedimiento cada vez más frecuente de trasplante de cabello que consiste en trasladar folículos o grafts de la zona posterior y lateral del cuero cabelludo (zona occipital y temporal de la cabeza) hacia la zona frontal y parte superior de la cabeza, típicamente más sensibles a experimentar calvicie o alopecia. La zona de atrás del cuero cabelludo es una zona libre de receptores androgénicos, es decir, que no es sensible a la caída por acción hormonal.

Al mismo tiempo –seguimos en esos dos o tres primeros días- en la zona donante se empiezan a crear costras, debido al proceso de cicatrización, que se disimulan en gran parte porque el pelo sigue creciendo igual que lo hacía antes de la intervención. A partir del octavo día, los folículos están completamente seguros y al cumplirse dos semanas, la zona donante ha cicatrizado superficialmente.

Entre la segunda y la sexta semana se producen cambios que el paciente debe asumir como parte del proceso para la recuperación del pelo. “Los cabellos existentes en los folículos trasplantados pueden caer en este periodo, porque se trata de una fase “de latencia” para los folículos trasplantados y es normal que caigan para que, posteriormente, vuelvan a crecer”, explica el doctor Caballero. Y ya es casi cuando se va a cumplir un año desde la intervención, entre el décimo y el décimo segundo mes cuando en la mayoría de los casos se puede cómo quedará el cuero cabelludo de un paciente sometido a un trasplante capilar. “Un año después de la cirugía, el 90% de los cabellos trasplantados ya han alcanzado su crecimiento normal”, explica el doctor Caballero.

Los primeros cuidados tras el implante

Los primeros días tras el implante, los profesionales recomienzan hidratar la zona receptora (es decir, la implantada) con suero fisiológico. A partir del final de la primera semana y la segunda semana, mientas cicatriza la zona donante, se puede hidratar con aloe vera, aceite mosqueta o crema hidratante, para ayudar al proceso de cicatrización y evitar la tensión en la piel.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *