Cuando vuelve a sonar el despertador

Escrito por Ribera Salud

Son muchos los que, en estos días de septiembre, han vuelto de sus vacaciones. Tras un largo periodo sin responsabilidades ni horarios, es normal que nos cueste volver a la rutina. Los facultativos especialistas en Psiquiatría de los Departamentos de Torrevieja y Vinalopó explican que es importante que la vuelta a los quehaceres no sea repentina, que nuestro cuerpo y nuestra mente se vayan adaptando poco a poco a los horarios y las costumbres del año. Y aconsejan:

  1. Recuperar el horario de sueño.
  2. Favorecer el intercambio de experiencias con nuestros compañeros.
  3. Aprender a dar prioridad. Es vital realizar un planning semanal y mentalizarse de que es imposible llegar a todo en poco tiempo.
  4. Dedicarse tiempo para uno mismo.
  5. El ocio no es para el verano. Planifica nuevas salidas, excursiones o practica deporte.

Por lo general, los síntomas desaparecen tras una semana de rutina y horarios normales, pero si se alarga o se intensifica el malestar psicológico se aconseja acudir a un especialista que ayude a retomar la normalidad.

También afecta a los más pequeños

Un buen truco para ayudar a tus hijos a afrontar la rentrée con una sonrisa es, según los psicólogos infantiles del Departamento de Salud de La Ribera, fomentando su tiempo de ocio. Dedicarles tus ratos libres, practicar con ellos deporte o disfrutar de la naturaleza o la cultura juntos hará que conciba la vuelta a la rutina como una experiencia enriquecedora y divertida.

Otra de las claves para que la vuelta al cole no se convierta en traumática es animarles e ilusionarles de cara a la nueva estación. Hacerlos partícipes de las compras de material escolar y accesorios, visitar con ellos su centro escolar y hablarles de las ventajas de volver a la rutina, como reencontrarse con los amigos o sus actividades extraescolares favoritas harán que tus hijos afronten el despertador, los madrugones y la nueva estación… ¡con su mejor sonrisa!