Doce meses de buenos consejos

Escrito por Ribera Salud

La alegría es a la Navidad lo que los buenos propósitos al Año Nuevo. Cada 31 de diciembre hacemos la firme promesa de que no pasará un año más sin que vayamos al gimnasio o que, por fin, aprendamos inglés. Son propósitos que, desde el Departamento de Salud de La Ribera, nos recomiendan completar con una serie de planes que redunden en nuestra buena salud y calidad de vida.

  1. Aprovecha el comienzo del nuevo año para recuperar la dieta mediterránea como patrón de comida idóneo recomendado por todos los especialistas en Nutrición. Recuerda que hay que comer con moderación de todo, aprovechando, durante todo el año, las frutas y verduras de temporada y sin renunciar a la energía que prefiere nuestro organismo: la que proviene de los arroces, las pastas, las legumbres y el pan. Éste es un alimento que nos ayuda a regular la dieta, aumentando los nutrientes que proporcionan energía y bajando las grasas, responsables de las principales causas de enfermedad y mortalidad.
  1. Modera el consumo de alcohol. El consumo habitual y/o abusivo de bebidas alcohólicas, es la causa de numerosas enfermedades graves como las cardiovasculares, la cirrosis y el cáncer de hígado, de mama y en el aparato digestivo. Para beber menos: toma alcohol de baja graduación, espacia los consumos, alterna las bebidas alcohólicas con refrescos y zumos, no bebas con el estómago vacío, evita beber solo o cuando te sientas triste o nervioso, y practica deportes o actividades de ocio en las horas en las que habitualmente bebes.
  1. Si tienes pensado tener un hijo el próximo año, desde el Departamento de Salud de La Ribera te recomendamos que optes por la lactancia materna, ya que ofrece beneficios tanto para la madre como para el bebé. Así, está demostrado que la leche materna protege al bebé de catarros, diarreas o bronquiolitis y, a largo plazo, al constituir la base de una alimentación saludable, previene la aparición de otro tipo de enfermedades como obesidad, diabetes y arteriosclerosis. Del mismo modo, la lactancia materna favorece la recuperación de la madre tras el parto y previene la aparición de algunos tipos de cáncer, incluido el de mama. Además, con la lactancia materna se contribuye a crear un entorno más sostenible, puesto que este tipo de leche no se fabrica ni se envasa, no se gasta energía en su fabricación y no contamina.
  1. Los expertos del Departamento de La Ribera te recomiendan, igualmente, que dejes de fumar definitivamente en 2016. Recuerda que el tabaquismo es la principal causa aislada de enfermedad evitable, discapacidad y muerte prematura. Para dejar de fumar, fija un día concreto a partir del cual hacerlo (¿qué mejor día que el 1 de enero?) y sigue unos sencillos consejos: deshazte de todos tus cigarrillos, mecheros y ceniceros; si tu apetito aumenta, procura comer alimentos saludables, bajos en calorías, y aumenta el consumo de agua; haz ejercicio para no subir de peso y calma el nerviosismo, y consulta a tu médico de cabecera.
  1. Aprovecha también el Año Nuevo para incorporar el ejercicio físico a tus costumbres diarias. Realizar actividad física a cualquier edad conlleva beneficios de orden físico, psicológico y social, mejorando la calidad de vida de las personas. No es necesario realizar largas sesiones de gimnasio; basta con andar media hora al día y usar las escaleras en vez de los ascensores y las escaleras mecánicas. Junto a ello, aprovecha el tiempo libre para realizar actividades en familia, como salir a caminar con los niños, andar en patines o montar en bicicleta; además del mayor gasto energético para la familia completa, esas actividades generan una mayor convivencia y estrechan lazos y afectos.
  1. Cuida la salud de tu piel en 2016. Si vas a tomar el sol, hazlo de forma progresiva, evitando las exposiciones prolongadas. Utiliza crema solar, renovando su aplicación periódicamente y evita permanecer al sol en las horas del mediodía. Una buena protección frente al sol es esencial para evitar daños en nuestra salud. Recuerda que el efecto de las radiaciones ultravioletas sobre nuestra piel se va acumulando a lo largo de nuestra vida, de modo que es importante protegerse del sol desde la infancia. No expongas al sol a un bebé de menos de seis meses y protege a los niños con camiseta, gorra y gafas de sol.
  1. Acude a su médico de cabecera a realizarte exámenes periódicos de salud. En otoño, no olvides vacunarte contra la gripe si tienes más de 59 años o si te encuentras en uno de los siguientes grupos de riesgo: personas que por su condición clínica especial (enfermedades metabólicas crónicas, como diabetes u obesidad mórbida) tienen un alto riesgo de complicaciones derivadas de la gripe o descompensaciones; personas que conviven o atienden a enfermos crónicos; mujeres embarazadas, y trabajadores de centros sanitarios, servicios especiales y avícolas.
  1. Por último, durante el nuevo año olvídate del estrés y la ansiedad. Para ello: duerme lo suficiente, evita los estimulantes como el café y el té, intenta ser organizado en tus tareas y márcate prioridades, no te pongas metas inalcanzables y no temas reconocer tus errores, evita el negativismo y busca siempre el lado positivo de las cosas, y no trivialices los síntomas de ansiedad ni intentes disminuirlos; si no los consideras importantes, se agravarán.

¡Por un 2016 saludable!