El juguete adecuado para los niños

Escrito por Ribera Salud

La lista a los Reyes Magos suele ser interminable, pero a veces poco apropiada a la edad o las necesidades de los más pequeños. No es tarea fácil elegir el juguete adecuado con buen criterio. Por esta razón, coincidiendo con la proximidad de la noche más mágica del año para los niños, la Jefa de Pediatría del Hospital de La Ribera, Elena Gastaldo, nos ofrece una serie de consejos para escoger los mejores juguetes ya que son fundamentales para el desarrollo del niño:

  1. Tener en cuenta la edad. No es lo mismo comprar algo a un niño de tres años que a uno de diez. No sólo porque entienden la realidad de manera distinta sino porque puede resultar peligroso para la salud. Por ejemplo, es peligroso regalar juguetes a menores de tres años que no estén adaptados, ya que muchos de ellos pueden contener piezas pequeñas y desprenderse con el riesgo de asfixia que esto supone si el niño se las mete en la boca.
  2. Certificado de Conformidad Europea (CE). Esta es la garantía de que el juguete es seguro y cumple con las condiciones para salir al mercado y ponerse en manos de los más pequeños. Es preferible hacer las compras en comercios de calidad para evitar las falsificaciones.
  3. Regalos para compartir. Con esto no se hace referencia únicamente a los tradicionales juegos de mesa, sino también a las nuevas tecnologías, que cada vez más aportan productos que se pueden disfrutar en grupo. Así no solo se fomenta su imaginación, sino que también se potencian su sociabilidad y su sentido de la responsabilidad.
  4. Fomentar otras actividades. Por ejemplo, la pediatra explica que a través de los juguetes se puede educar a los niños en hábitos saludables como el deporte, la lectura, o la alimentación.
  5. Juega con ellos. Participar en el acto de abrir los regalos, montar los juguetes, probarlos o ayudar a los hijos a familiarizarse con ellos, enriquece la relación familiar. Además, es un método muy efectivo para conseguir que esos días navideños pasen a ser recuerdos inolvidables.