La importancia de la prevención y la detección precoz en el cáncer de colon

Escrito por S0p0rt3

El 31 de marzo se celebra en todo el mundo el Día Mundial contra el Cáncer de Colon, una patología que conlleva la formación de células malignas en los tejidos de este órgano del aparato digestivo. La Asociación Alicante para la lucha contra el cáncer, que colabora estrechamente con los hospitales del grupo Ribera en esta provincia, asegura en su manifiesto de este año que “la incidencia del cáncer colorrectal ha ido en aumento de forma significativa en los países desarrollados en los últimos años”, y añade que “probablemente una alimentación deficiente y un estilo de vida pobo saludable tienen mucho que ver”.

Y es que, si bien hay muchas situaciones que se nos escapan de las manos, uno de los aspectos en los que más ha avanzado la sociedad del bienestar es la educación para la salud. La mayoría de la población tiene acceso a información suficiente para la prevención y el cuidado de su salud que, en teoría, debería reducir el riesgo de contraer muchas enfermedades. Además, en el caso del cáncer de colon, gran parte de las comunidades autónomas tienen programas de detección precoz mediante un cribado de análisis de sangre en heces a los ciudadanos entre 50 y 69 años.

El pronóstico y el abordaje de la enfermedad son mejores cuanto antes se localiza un tumor por lo que tanto profesionales como asociaciones de pacientes insisten en la necesidad de garantizar los cribados y pruebas diagnósticas, con agilidad en todos los circuitos sanitarios, y que estos no se ven alterados por causas como la actual pandemia por Covid.

¿Qué alimentos evitar para prevenir el cáncer de colon?

La alimentación es clave para prevenir el cáncer de colon, pero también lo son los hábitos saludables que, en general, recomiendan los profesionales sanitarios para mantener un buen estado de salud general: ejercicio físico regular, consumir alcohol de modo responsable o evitar el tabaco. Se estima que el 20% de todos los tumores diagnosticados están relacionados con la grasa corporal, la inactividad física y los malos hábitos nutricionales.

Los profesionales del grupo Ribera explican que hay “ciertos hábitos dietéticos que pueden aumentar el riesgo general de algunas neoplasias, como es el caso de las dietas ricas en grasas que, entre otros tipos de cáncer, se asocia al cáncer colorrectal”. El abuso del alcohol, un alto consumo de sal y las carnes procesadas deben descartarse.

En cambio, debemos aumentar el consumo de frutas, verduras y hortalizas, evitar refrescos y alimentos altamente calóricos y beber alcohol con moderación. Las frutas y verduras son fuente de antioxidantes como el betacaroteno, el licopeno y las vitaminas A,C y E, y ayudan a reducir los riesgos de sufrir cualquier tipo de cáncer.

¿Cuáles son las pruebas para detectar el cáncer colorrectal?

Los profesionales del grupo Ribera explican que en muchos casos, este tipo de cáncer es “una enfermedad silente”, es decir, muchas personas que lo padecen son asintomáticas durante mucho tiempo, hasta que el tumor está en un estadio avanzado, dificultando su tratamiento efectivo. Actualmente se estima que con un diagnóstico en estadios iniciales la tasa de curación ronda el 80%.

Para intentar evitar diagnósticos tardíos, existen varios tipos de test o pruebas:

  • Test de sangre oculta en heces: prueba muy sencilla, protagonista de los programas regionales para la prevención de esta enfermedad. Sin embargo, solo el 50% de los cánceres y el 10% de los pólipos sangran lo suficiente como para dar un resultado positivo. La positividad en esta prueba no determina que se padezca cáncer. Según explica la asociación Alicante contra el cáncer, entre 4 y 5 de cada 100 personas que participa en este programa obtiene un resultado positivo, lo que sí supone la realización de una colonoscopia. Y en total, a 3 de cada 1.000 personas se les detecta este tipo de cáncer en las fases iniciales.
  • Sigmoidoscopia flexible: es la prueba de elección para la detección de pólipos o cáncer y consiste en la introducción de un tubo de pequeño diámetro por el ano, que incorpora una cámara y permite visualizar el tercio inferior del colon y el recto, donde con más frecuencia se localiza este tipo de patología.
  • Colonoscopia: se realiza con un instrumento largo y flexible que permite la exploración de todo el colon y tomar muestras. Requiere la preparación intestinal previa.
  • Enema opaco: es una prueba radiológica especial en la que se introduce por el ano un contraste para rellenar el colon y dibujar su superficie mucosa, para luego realizar radiografías y obtener un estudio completo del colon y el recto. A veces también se introduce aire para mejorar la interpretación de la prueba.

Para FB de Vinalopó y RRSS de Ribera (así como el blog) podemos poner este vídeo sobre Consejos de alimentación saludable para prevenir enfermedades:

 

Related Posts

Cuidar la próstata: entre el cáncer y la hiperplasia

La próstata es una glándula que solo está presente en el aparato urinario masculino y que está unida al cuello de su...




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *