Nomofobia: No Mobile Phone Phobia

Escrito por Ribera Salud

¿Sueles tener el móvil cerca las 24h y compruebas constantemente si tienes alguna notificación? ¿Sientes la necesidad de estar conectado permanentemente y sufres ansiedad si te quedas sin batería? Estos son algunos de los síntomas propios de la nomofobia o miedo a no estar conectado, la nueva enfermedad del siglo XXI. Su nombre proviene de las siglas anglosajonas: No Mobile Phone Phobia

La conexión a internet desde nuestros smartphones ha supuesto una gran revolución a nivel mundial. Hemos pasado a estar permanentemente conectados y premiamos la inmediatez por encima de todo. Sin embargo, como consecuencia ha nacido una nueva necesidad que puede llegar a convertirse en adicción en el peor de los casos. La nomofobia está mucho más extendida de lo que parece y afecta indistintamente a personas de todas las edades.

Los 10 Principales síntomas de la Nomofobia

  1. Uno de los síntomas más graciosos de esta particular adicción es sentir que el teléfono vibra o suena cuando en realidad no lo está haciendo. Surge la necesidad de estar mirando la pantalla continuamente, pues la imaginación supera la realidad.
  2. Si lo primero que haces nada más despertarte y lo último antes de acostarte es consultar el móvil, es un claro ejemplo de nomofobia.
  3. Querer tener el dispositivo cerca y tener miedo a perderlo es algo muy común. Esto lleva a dormir cerca del dispositivo y tenerlo sobre la mesilla toda la noche.
  4. La consulta compulsiva, comprobar una y otra vez si hay notificaciones o llamadas de una forma totalmente inconsciente.
  5. Cuando estás rodeado de amigos o familiares y no eres capaz de socializarte con ellos sin consultar tu smartphone es un síntoma evidente de nomofobia. Las habilidades sociales se ven negativamente afectadas y cada vez cuesta más recuperarlas.
  6. De la misma manera es habitual ver a personas que consultan su teléfono móvil mientras están comiendo e incluso mientras ven la televisión.
  7. Lo que más consume la batería es el uso de las apps y la navegación en internet. Si tu teléfono nunca llega a terminar el día es porque lo utilizas más de lo debido, y no precisamente realizando llamadas.
  8. Utilizarlo en situaciones que requieran silencio y atención como puede ser en una reunión, estar en clase, trabajando o estudiando.
  9. ¿Sueles llevarlo contigo incluso cuando vas al servicio o lo tienes cerca siempre que te duchas? ¿Pierdes el tiempo y llegas tarde porque te entretienes con las apps? Esto es un claro ejemplo de adicción.
  10. Tener siempre un móvil de última generación y renovarlo continuamente por querer llevar el último modelo del mercado.

¿Cómo evitar la nomofobia?

Como cualquier fobia o adicción, el primer paso es tomar conciencia del problema y tener ganas de superarlo. Una vez realizada esta reflexión, desde Ribera Salud aconsejamos seguir las siguientes pautas:

  1. Evitar tenerlo siempre cerca y no sentirse mal cuando finalmente lo consultamos y vemos que hay una llamada perdida. Para ello lo más recomendable es dejarlo dentro del bolso durante la jornada laboral, evitar “pasearlo” por la casa y nunca dormir junto a él.
  2. Durante las reuniones, las clases o en cualquier evento social, hay que concentrarse al máximo en el hilo del discurso. Debes participar en la conversación e incluso plantear preguntas aunque no tengas dudas.
  3. Si el dispositivo funciona correctamente y se adapta a tus necesidades no debes retirarlo a menos que finalice su vida útil. Como bien sabemos, todo lo nuevo gusta y atrae más que lo que ya hemos utilizado.

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe cada mes las noticias más destacadas de nuestro Blog Yo Salud.

Nesletter Ribera Salud




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *