Aprende cómo practicar deporte en verano

Escrito por Ribera Salud

El calor del verano ya ha llegado a toda España con mucha intensidad. Pero eso no debe ser excusa para dejar de practicar nuestro deporte favorito. Sin embargo, no todo vale en esta época del año y antes de realizar cualquier ejercicio o deporte en verano, deberías seguir una serie de consejos.

Las altas temperaturas y el desgaste físico pueden ocasionar problemas como la deshidratación, quemaduras o un golpe de calor. Y es que nuestros expertos aseguran que es a partir de los 28-30 grados cuando alcanzamos el estrés térmico por lo que es a partir de esta temperatura cuando hay que tener mayor precaución.

Por lo tanto, el verano no es excusa para dejar de hacer deporte pero debes tomar una serie de precauciones para que tu salud no corra riesgos

Consejos para hacer deporte en verano

  • El agua como aliada: Frente a las altas temperaturas, es importante prevenir la deshidratación derivada del exceso de sudoración. Para ello, es necesario reponer líquidos de manera constante y no esperar a tener sed para beber agua. La ingesta de agua debe realizarse tanto antes, como durante y después de haber realizado ejercicio o deporte en verano.
  • Evitar las horas de más calor.  En verano, hay que evitar hacer ejercicio en las horas centrales del día, es decir, entre las 12.00 y las 17.00 horas. Es preferible hacerlo o a primera o a última hora del día.
  • Usa ropa adecuada.Es aconsejable llevar ropa y calzado ligeros, de colores claros, preferiblemente de algodón y que faciliten la transpiración.
  • Protección solar.Existen protectores solares específicos para deportistas que resisten mejor al sudor y al agua. Además, si vamos a estar expuestos al sol durante bastante tiempo es recomendable llevar una gorra y gafas protectoras. Si éstas cubren cuello y orejas, mejor.
  • Ni muy lleno, ni vacío.Lo ideal para  practicar deporte en verano es esperar al menos una hora tras el desayuno y tres, tras la comida antes de practicar ningún deporte. Con calor y estómago vacío, aumenta la probabilidad de lipotimia. Por el contrario, si practicamos ejercicio justo después de comer, nuestro rendimiento se verá afectado por la falta de riego.
  • Apuesta por la fruta y la verdura. Con el exceso de sudoración perdemos más minerales de lo habitual. Por este motivo hay que incluir una dosis extra de fruta y verdura en nuestra dieta dado que son fuentes naturales de sales y líquidos.
  • Descanso adecuado. Ante cualquier señal de fatiga, mareo o calambres, siéntate a descansar, preferiblemente en la sombra, para evitar mayores consecuencias. Así podrás recuperar fuerzas y prevenir también posibles lesiones.

Esperamos que estos consejos te hayan sido útiles para practicar tu deporte en verano de manera saludable y segura.

 

newsletter




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *