Protege tus ojos en verano: cuidado con el sol y el cloro

Escrito por S0p0rt3

Apenas quedan unos días para el comienzo “oficial” del verano pero son muchos los que ya han podido escaparse a la playa o darse los primeros baños en una piscina. Es, sin embargo, con el fin del Estado de Alarma la semana próxima cuando se espera una mayor afluencia de ciudadanos a las costas españolas y también a zonas turísticas del interior, al permitirse la movilidad entre regiones. Esto, sumado al aumento progresivo de las temperaturas, llevará a muchos ciudadanos a aumentar las horas de exposición al sol y, en la medida que lo permitan las autoridades sanitarias, a bañarse en piscinas y playas próximas o de sus lugares de veraneo.

La semana pasada hablamos del cuidado de nuestra piel en verano. Hoy nos centramos en otro órgano importante y también delicado de nuestro cuerpo, que acusa especialmente el verano: los ojos.

El sol, el cloro y el aire acondicionado afectan mucho a nuestros ojos en esta temporada del año. Incluso la playa o las salidas al campo tienen efecto sobre nuestros ojos, puesto que los exponemos con más frecuencia a efectos climatológicos como el viento o los cambios de temperatura y ambientes secos, como el aire acondicionado. Nuestra especialista en Oftalmología de Ribera Salud en el Hospital Universitario de Torrevieja, Eva Salinas, recomienda usar gafas de sol “adecuadas” en verano, para reducir la exposición a los rayos ultravioletas. Es muy importante, señala, que estén homologadas, para que los filtros sean los adecuados y así protejan nuestros ojos. Como complemento, la doctora Salinas recomienda el uso de gorros y sombreros. Hay muchas enfermedades relacionadas con la exposición excesiva de los ojos al sol sin protección: el terigio, membrana que crece en la parte exterior del ojo, las cataratas y la degeneración macular, entre otras.

Y aunque resulta muy apetecible bajar un libro a la playa o a la piscina y relajarnos al sol mientras disfrutamos de esas lecturas que reservamos todo el invierno para nuestras vacaciones, los expertos alertan sobre los efectos poco conocidos de esta práctica. El impacto del sol sobre las páginas blancas de un libro multiplica su efecto sobre la mácula de nuestros ojos. Por eso, los especialistas recomiendan que leamos siempre con gafas oscuras y que nos sentemos con el libro de espaldas al sol.

Tanto la doctora Salinas como el jefe del Servicio de Oftalmología de Ribera Salud en el Hospital Universitario del Vinalopó, César Azrak, insisten en la importancia de usar gafas de natación en las piscinas, para evitar la exposición al cloro y las consiguientes infecciones e irritaciones en los ojos. Es muy importante que los usuarios de lentes de contacto tengan especial cuidado a la hora del baño. El doctor Azrak explica que es necesario lavarse los ojos con agua dulce después de la piscina y en la medida de lo posible, usar lentes de un solo uso, porque ejercen como esponja y su uso sin las medidas de protección e higiene adecuadas pueden derivar en infecciones o conjuntivitis.

Para paliar la sequedad que produce el aire acondicionado en los ojos, nuestros especialistas recomiendan el uso de lágrimas artificiales. Para la doctora Salinas, “el cuidado de los ojos es fundamental para prevenir enfermedades oculares”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *