Qué no comer en el embarazo. Listeriosis y otras infecciones durante el embarazo

Escrito por Ribera Salud

Listeriosis. Hasta hace unas semanas, pocos sabíamos del nombre de esta bacteria que ha hecho enfermar a más de 200 personas en España y ha provocado cinco abortos. Por este motivo, las embarazas están en el foco de un contagio importante de listeriosis provocado, según las primeras investigaciones, por el consumo de carne infectada. Por eso, en esta entrada al blog de Salud vamos a recordar qué no comer en el embarazo para evitar la listeriosis y otras bacterias (y virus).

Y es que se ha hablado mucho estos días de la carne mechada… pero la listeriosis está presente también en la leche cruda, en los quesos elaborados con esta leche, la carne cruda o mal cocida, las verduras crudas, embutidos, patés, quesos frescos o poco curados… La supervisoradel Áreade Atención Integral a la Mujer del Departamento de Salud de Torrevieja y Vinalopó, Elisa Ramírez, nos explica que la listeriosis “es una toxiinfección alimentaria, producida por el bacilo Listeria monocytogenes”. Y en el caso de las embarazadas, que son más susceptibles a las infecciones, hay que estar especialmente atentos. “Su incidencia ha aumentado significativamente en los últimos años, siendo una infección infradiagnosticada, ya que puede cursar de forma asintomática hasta en un 29% de los casos”, nos explica. Sin embargo, y aunque los síntomas en la embarazada sean leves, nuestra especialista alerta de que las consecuencias pueden ser fatales: “Presenta un 40-50% de mortalidad fetal o neonatal. En el primer o segundo trimestre produce abortos sépticos y muerte fetal intrauterina, y en el tercer trimestre produce corioamnionitis y parto prematuro. Y sólo en 1 de cada 3 casos es asintomática en el feto/neonato”.  

La historia de superación de Kike, el hijo de Bertín Osborne y su mujer, Fabiola, y la batalla de sus padres por ayudar a otras familias en su situación, es fruto de la listeriosis. Ella dio positivo a esta bacteria, cree que tras ingerir un tipo de queso contaminado, tuvo un parto prematuro y su hijo nació con muchos problemas, que hoy sus padres le siguen ayudando a superar.

Pero además de por la listeriosis, las embarazadas deben evitar comer otros alimentos para evitar otras bacterias y virus. Elisa Ramírez nos explica que es mejor “evitar el consumo de pescado crudo o poco cocinado, y que en hogares con mujeres embarazadas la manipulación (fresco o congelado) se lleve a cabo respetando estrictamente las medias higiénicas básicas de prevención de la contaminación cruzada”. Añade que es mejor, durante el embarazo, no consumir moluscos crudos, pescado crudo (tipo sushi, surimi, tarama) y pescados ahumados (salmón, trucha).

En el caso de los quesos insiste en que se eviten los quesos curados de pasta blanda con corteza mohosa (tipo Camembert y Brie) y los quesos curados de pasta blanda y corteza lavada (tipo Munster), especialmente si se elaboran con leche cruda (sin pasteurizar), los quesos rallados industriales y, ojo, retirar la corteza de todos los quesos. Recomienda no consumir tampoco los quesos azules y los quesos frescos (tipo Burgos, Villalón, quesos frescos de estilo mexicano), queso Feta o el cottagecheese.

También hay que tener cuidado con el tipo de carne que comemos durante el embarazo y la forma de cocinarla. Según nuestra experta, “existe un mayor riesgo por consumo de patés refrigerados, productos cárnicos crudos curados, carne cruda o poco cocinada, determinados preparados cárnicos “en su gelatina” (lengua de vaca, lengua de cerdo) e incluso en el jamón cocido.

Además, es importante ser especialmente cautelosos con la higiene de alimentos y de utensilios de cocina y comida, lavando bien fruta y verdura y evitando compartir platos, cubiertos y vasos, sobre todo con niños pequeños. De esta forma se evitará, por ejemplo el Citomegalovirus.

Las mujeres embarazadas que no tienen anticuerpos contra un parásito que se llama Toxoplasma, que se transmite habitualmente por los animales a las personas, y que la mayoría de las veces es asintomático, deben tomar las siguientes precauciones con respecto a la alimentación:

  • evitar la carne o embutidos crudos, como el jamón serrano, chorizo o salami, y lavarse bien las manos después de manipular estos alimentos.
  • Congelar la carne antes de cocinarla y después, aumentar el tiempo de cocción.
  • No descuidar medidas de higiene básicas, como lavarse las manos al cocinar y antes de comer.

Pero ¿qué podemos hacer para llevar una alimentación saludable durante el embarazo? Nuestra supervisora del Área Atención Integral a la Mujer del Departamento de Salud de Torrevieja y Vinalopó nos facilita, para que os descarguéis, un documento muy útil sobre “Alimentación saludable en la mujer embarazada” con consejos prácticos.

newsletter




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *