Recuperación tras un ictus: cómo y cuándo retomar las rutinas

Escrito por S0p0rt3

El ictus es la interrupción del flujo cerebral por la oclusión de una arteria. El cómo y cuándo de la recuperación depende de varios factores: la zona afectada, su extensión, los factores de riesgo cardiovascular, la actitud del paciente y los medios empleados para ayudar a la rehabilitación.

Con motivo del Día Mundial del ictus, que se celebra este viernes, los especialistas de las diferentes disciplinas involucrados en la recuperación funcional de un paciente tras este episodio coinciden al señalar que no hay una fórmula mágica ni unos plazos fijos para que las personas afectadas por un ictus recuperen al 100% sus rutinas y su día a día. Hay quienes se recuperan por completo, parcialmente o apenas consigue retomar su vida antes de la lesión. Pero lo importante, añaden, es minimizar las consecuencias de un ictus y que el paciente sea lo más autónomo e independiente posible.

Para ello, los profesionales del grupo sanitario Ribera insisten en la importancia de acudir al hospital en el momento en el que se detectan los primeros síntomas: debilidad muscular, parálisis de una parte del cuerpo o una extremidad, trastorno del habla, desviación de la comisura de la boca, mareo, pérdida del equilibrio o problemas en la visión. Cuando un ictus se trata en el hospital en las cuatro primeras horas desde la aparición de los síntomas, en general se reducen los efectos secundarios. “El tiempo es cerebro”. Es una de las frases que les gusta repetir a los neurólogos y que resume bien una verdad contrastada: antes acude al hospital un paciente, más zonas del cerebro afectadas pero no necrosadas se pueden salvar, reduciendo con ello las consecuencias futuras.

Los especialistas explican que, en general, la mejoría más significativa en un paciente tras un ictus se aprecia entre el primer y el tercer mes tras el episodio inicial, “pero no se considera que está estabilizado hasta 6 meses después”. Además, añaden, algunas alteraciones como las que se producen en el lenguaje pueden tardar en recuperar hasta 2 años.

Qué hacer tras un ictus

Qué es clave en este punto. Esta es la clave. Lo más recomendable es que el paciente acuda a un programa de rehabilitación multidisciplinar, intensivo, personalizado y a largo plazo. El grupo Ribera cuenta con una Unidad de daño cerebral y recuperación funcional de referencia en el hospital Ribera Polusa, que facilita un tratamiento intensivo, multidisciplinar y personalizado, aunque otros centros sanitarios del grupo, como el Hospital Universitario del Vinalopó y el hospital Ribera Povisa también cuentan con servicios y especialistas para atender las necesidades de estos pacientes.

En la Unidad de daño cerebral y recuperación funcional del hospital Ribera Polusa se facilita una atención integral a todos estos pacientes y sus familias, y se ofrece un tratamiento personalizado, acorde a sus necesidades y preferencias. Una vez el paciente está estabilizado, puede comenzar ese trabajo de recuperación funcional que combina terapia ocupacional, fisioterapia, logopedia y neuropsicología con un objetivo principal: conseguir la mayor recuperación y autonomía posible en cada caso. No podemos olvidar, además, la atención a la salud mental de estos pacientes. Porque es muy importante su actitud y sus ganas de participar y mostrarse activos en su recuperación para conseguir los objetivos.

No hay un paciente igual que otro, pero los profesionales de las áreas implicadas en su tratamiento coinciden en señalar la importancia del trabajo en equipo para la toma de decisiones, el abordaje de la recuperación desde diferentes disciplinas y la implicación del paciente y su familia.

Los testimonios de los pacientes tras un ictus son la prueba más real de que la recuperación es posible, con el programa y los profesionales adecuados, con el apoyo de la familia y la fuerza de voluntad de los pacientes. “No quería ser una carga para mi mujer y he conseguido hacer una vida normal y ser autónomo”, explica Manuel. “Gracias a la rápida intervención del médico de atención primaria, a los cinco días estaba bien y en mi casa”, asegura Vicente.

 

AVISO: La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con un médico. El grupo sanitario Ribera no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan relacionados con los blogs, pero si es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este blog están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo el grupo sanitario Ribera de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos que en él aparezcan. El acceso y utilización de este blog no confiere al visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida, salvo que medie expresa autorización por escrito del grupo sanitario Ribera.

El grupo sanitario Ribera se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.

Related Posts

Herpes y aftas, pupas o llagas. Diferencias y causas

¡Cómo molesta una llaga en la boca! Y ¡qué dolorosa resulta una pupa en el labio! Las aftas y los herpes, para mucho...




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *