Tu parto, en pandemia

Escrito por S0p0rt3

Año y medio después de comenzar esta pandemia, no imaginamos que nos costaría tanto acabar con el Covid. Sin embargo, de estos meses hemos extraído muchos aprendizajes y el periodo transcurrido ha permitido a los hospitales y centros sanitarios acumular una experiencia contrastada, que demuestra que la atención a pacientes Covid y no Covid puede organizarse y protocolizarse. Así, un parto en pandemia reúne hoy todas las garantías de seguridad y cuidado que la mamá y su bebé requieren.

Beatriz Repullo, matrona del Hospital Universitario de Torrejón, gestionado por el grupo sanitario Ribera y perteneciente a la red de hospitales públicos de Madrid, explica que en este centro, como todos los del grupo, las gestantes que ingresan con trabajo de parto activo o con cita programada para una inducción o una cesárea programada “deben realizarse una prueba PCR previa que, si no se ha hecho con antelación, se realizará en el momento del ingreso”. Si el resultado es negativo, a día de hoy, los partos siguen protocolos muy similares a los de antes de la pandemia, salvo por las medidas extraordinarias de protección y seguridad, que se mantienen para profesionales y pacientes.

¿Qué pasa si la PCR es positiva para la embarazada y futura mamá?

Nuestra matrona transmite tranquilidad a las gestantes que dan positivo para Covid en la PCR y asegura que “los hospitales están preparados para estos casos”. Y los profesionales también. Explica que en estos casos, los sanitarios que atienden a la futura madre “llevan una protección extra, con mascarilla FPP2 y quirúrgica, batas especiales, gorro, gafas protectoras y guantes”. “Es la forma que tenemos de protegernos nosotros, pero también a otros pacientes que pueden necesitar nuestra atención durante el periodo de tiempo en que estas madres y sus bebés estarán ingresados”, explica.

Una especial sensibilidad con las mujeres embarazadas y la garantía de un parto respetado y adaptado a las necesidades de cada mujer, filosofía de los paritorios del grupo Ribera, ha supuesto que prácticamente durante toda la pandemia (con muy pocas excepciones), las mamás han podido estar acompañadas por una persona de su elección, tanto en las horas de dilatación como en el momento del parto. Beatriz Repullo recuerda, eso sí, que en el caso de las madres positivo para Covid solo pueden estar acompañadas por una persona, “que es la que está durante todo el ingreso y que tampoco puede salir de la habitación, salvo por una causa altamente justificada”. De esta manera, explica, “se reducen los contactos y la posibilidad de contagio fuera del entorno más próximo”. Y aunque se reduzcan tan drásticamente los contactos y la mayor parte del tiempo lo pasen la madre y su acompañante y posteriormente el bebé, “los dos adultos deben llevar mascarilla en todo momento, incluso cuando están solos en la habitación, minimizando así el riesgo de contagio al personal”.

Eso sí. En el caso en el que hay que realizar una cesárea, “el acompañante no puede entrar en quirófano, pero se le acomoda para esperar en la habitación de dilatación” donde se reencuentran al terminar la intervención y una vez ha nacido el bebé.

Por lo que respecta a las medidas de alivio del dolor, que hemos abordado en otras entradas a este mismo blog, nuestra matrona recuerda que las mujeres que acuden a uno de los hospitales Ribera a dar a luz pueden solicitar la epidural si lo desean, “puesto que no está contraindicada en caso de Covid positivo”. Sin embargo, para estos casos no se pueden ofrecer otras opciones que sí que están disponibles para madres que han dado negativo, como el óxido nitroso, “por los gases que produce durante el proceso”, ni tampoco el parto en el agua, “porque aumenta el riesgo de contagio con secreciones y fluidos”, asegura.

Pese a todo, las completísimas instalaciones y la tecnología de estos centros permiten a las futuras mamás moverse libremente por la habitacón con una monitorización fetal sin cables, hacer uso del fitball o de la ducha caliente, si así lo desea, para aliviar las molestias o dolores de las contracciones. “Cuando nazca el bebé, podrá quedarse su madre en todo momento y también hacer piel con piel, aunque haya dado positivo en la PCR”, explica Beatriz Repullo. Eso sí, añade, “tomaremos medidas para minimizar riesgo de contagio”.

¿Cómo preparar a la mamá positivo Covid para el piel con piel con el bebé y para dar el pecho?

Lo ideal, explican nuestras matronas, es limpiar el pecho y el abdomen con agua y jabón. Si no es posible, se coloca una sábana en la zona del abdomen para evitar el contacto con gotas de sudor que se han podido exhalar durante el parto. Recomiendan también limpiar las mamas antes de que el bebé se enganche a pecho y llevar la mascarilla correctamente colocada durante la lactancia.

Con Covid y sin él, nuestros profesionales sanitarios mantienen la recomendación de la lactancia materna, siempre que la madre esté conforme y no haya una razón médica que la impida. “Los estudios realizados hasta la fecha aseguran que es posible lactancia materna en el caso de mamás positivo por Covid, porque no se ha detectado el virus en la leche materna”, aseguran. Por tanto, la madre no tiene que separarte de su bebé, salvo que una causa médica lo justifique de forma que, manteniendo las medidas de higiene adecuadas, puede cuidarlo y alimentarlo con normalidad, primero en el hospital y cuando recibe el alta, en casa.

Al menos en los hospitales del grupo Ribera, el protocolo establecido señala que el tiempo de ingreso de la madre positivo y su bebé transcurre en la habitación de Paritorio. “De esta forma, el hospital evita el riesgo de contagio en la planta de Maternidad, donde hay con otras mamás y bebés”. Pero, en cualquier caso, el ingreso y la atención es la misma. Profesionales como Beatriz garantizan los cuidados que necesitan mamás y bebés para que ambos y sus familias estén tranquilos y seguros.

Ser mamá en los hospitales universitarios de Torrejón y Vinalopó, dos de los hospitales con más partos del grupo, supone acceder a todos los servicios y prestaciones de unos paritorios de última generación, con las técnicas más avanzadas y la máxima flexibilidad para adaptar el proceso a los deseos y la situación de cada mujer.

AVISO: La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con un médico. El grupo sanitario Ribera no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan relacionados con los blogs, pero si es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este blog están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo el grupo sanitario Ribera de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos que en él aparezcan. El acceso y utilización de este blog no confiere al visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida, salvo que medie expresa autorización por escrito del grupo sanitario Ribera.

El grupo sanitario Ribera se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *